Entreinfierno

Trapos

Una vez escribí que la época de entretiempo en Barcelona duraba seis meses al año. Y con cada año que pasa en el que vivo aquí me refirmo en esta postura. El entretiempo recibe su nombre porque normalmente se produce en ese periodo en el que finaliza una estación y comienza otra, por ejemplo los meses en los que empieza a hacer calor tras el invierno (marzo, abril) y en los que comienza a refrescar una vez terminado el verano (septiembre, octubre).

Lo gracioso de esta temporada es que no importa lo que hagas, ni la ropa que te pongas, que hayas consultado en eltiempo.es la temperatura del día siguiente o hayas visto la sección meteorológica de cinco telediarios diferentes para decidir qué conjunto ponerte el día siguiente, porque ten por seguro que vas a joderte de frío o de calor en algún momento del día.

En Barcelona este fenómeno es mucho más acusado, más largo y más tedioso. A día de hoy, finales de septiembre, aun hace calor, pero sólo a ratos. Por la calle ves gente muy dispar. Hay guiris que todavía van en chanclas. Seguramente piensan: “En mi país de origen estamos a menos treinta grados y sólo podía permitirme viajar en temporada baja, ME LA SUDA si aquí hace frío porque pienso disfrutar de mis vacaciones en tirantes y chanclas aunque se me gangrenen las extremidades”.

Después están las mujeres a las que les jode no lucir el moreno que llevan trabajando durante los últimos tres meses y llevan pantalones cortos, faldas y vestidos hasta que vuelven a quedarse blancas.

En el otro extremo nos vamos a las pobres it girls, que no pudieron resistirse a comprar en la Nueva Colección durante las rebajas y ahora tienen un montón de prendas de invierno que se mueren de ganas de ponerse, aunque haya máximas de 30 grados. Es el caso de las chicas que ves con botas altas de ante, fulares, gabardinas y jerséis gorditos. Hagamos una mención especial a los hombres trajeados, que están jodidos sea la época del año que sea. O la gente que va en moto. Alcemos nuestros vasos de café para llevar por ellos.

El entretiempo, a fin de cuentas, es jodido para todos. He aquí algunos pequeños consejos para sobrellevarlos mejor:

1. Desodorante. Cómprate el más fuerte que encuentres, cómprate el desodorante que usan los alpinistas o los luchadores de sumo, si es que existe. Es mejor concienciarse de que en algún momento del día vas a sudar sin importar lo fabulosa que seas.

2. NO al poliéster, SÍ al algodón. Te contaré un secreto. ¿Sabes esa camisa fabulosa y tan fluidita que te compraste en Zara y que piensas que es ideal para esta época porque es ligera? Pues te la han metido doblada. Sé que parece que con eso no vas a pasar calor, pero en lugar de fijarse en las apariencias hay que buscar la respuesta en el interior, concretamente en el interior de la etiqueta. El poliéster con el que están hechas casi todas las piezas de ropa baratas es sintético y proviene de fracciones pesadas del petróleo. Es decir, te estás poniendo una camisa de plástico. Y el plástico, amiga, no transpira una mierda. Si realmente hace frío no pasa nada, pero en esta época maldita es mejor evitar tejidos que hagan que tu cuerpo quede embadurnado en sudor.

3. Sé cebolla. Las capas de ropa son la mejor opción para este clima. Si te pones una camiseta de manga corta y encima un abrigo de plumón puedes darte por jodida. “Claro, la manga corta para cuando haga calor y el abrigo para cuando haga frío”. ¡No es tan fácil, insensata! Lo que seguramente ocurra es que sea el revés y acabes quitándote y poniendo el abrigo cada dos minutos, pasando del calor al frío demasiado deprisa y pillando un resfriado de narices. Las capas de prendas finas son mucho más útiles. Puedes usar un top lencero de tirantes, encima una chaquetita o jersey de punto fino y, por si acaso, una gabardina de las ligeras, que no llevan forro.

4. ¿Por qué odias a tus pies? Por favor, hazles un favor a tus extremidades inferiores y no pases de las chanclas a las botas de un día para el otro. Sé que esas botas son muy bonitas, que te las compraste en cuanto salieron por miedo a que se agotaran y que la bloggers y demás celebrities de la farándula ya las llevan, pero tú no eres una de ellas, querida, tú eres una persona normal, con su trabajo, sus obligaciones y preocupaciones que van más allá de estar a la última y salir bien en las fotos. Tú eres una mujer real y las mujeres reales necesitamos calzado real. Si puedes permitirte un look informal apuesta por las zapatillas de deporte, rollo New Balance, de la marca que más te guste y convenga. Si necesitas un look más formal, tira de slippers, mocasines o zapatos masculinos que no sean demasiado rígidos. Si puede ser, mejor calcetines de algodón que medias.

5. Vaqueros nuestros que estáis en los cielos. La prenda salvavidas. El artículo que te puede sacar del mayor apuro. El comodín. Nuestra salvación. Los vaqueros son perfectos para el entretiempo porque son perfectos para cualquier temporada. No son unos shorts o bermudas con las que pasarás frío pero tampoco son unos jeggins con efecto cuero que al llegar a casa tendrás que despegarte de tus sudorosas piernas. Son cómodos, le quedan bien a todo el mundo y se pueden combinar con absolutamente todo lo que te encuentres en el armario.

tumblr_nkte4vNFSu1qge2plo1_500

Blogger el 1 de septiembre

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s