Wishlist Diciembre 14′

Listas de Deseos

Este mes ha sido, en una palabra, raro. Y no sólo eso, sino que también he recibido una patada kármica en toda la cara. Con kármica me refiero a que me la tengo bien merecida. Jugar con la gente no está bien, tampoco está bien utilizarla para sentirte mejor, o sentir que alguien te hace caso y que no estás sola, y está mucho menos bien si a los dos días te das cuenta de que no necesitas nada de eso, que contigo misma te bastas y te sobras porque quieres estar sola y caes en la cuenta de que esas personas que habías convertido en redes de seguridad emocionales te empiezan a molestar. Sé que suena horrible y que está mal. Lo peor es que a muchos de nosotros nos han utilizado como red de seguridad y cuando lo hace alguien que realmente te gusta duele. Todos hemos estado ahí, en un lado o en otro.

Finalizando este introducción con moraleja, vamos a comenzar con la wishlist de este mes.

Cuando estéis leyendo esto yo voy a estar en Ámsterdam oliendo tulipanes mientras viajo en barca y como pastelitos de marihuana o lo que sea que se haga en Ámsterdam. Hace ya unos cuantos días que comencé a escribir este post, más que nada porque se acerca la campaña de navidad y las tiendas lo saben y nos bombardean despiadadamente con chuches muy tentadoras.

 

Mono con lazada a la espalda, de Zara

Soy una chica a la que le gusta la moda pero que es asombrosamente holgazana a la hora de pensar en lo que va a ponerse. No me rompo la cabeza. Una camisa, unos pantalones oscuros y tiro millas. Pero de vez en cuando a una le gusta ponerse cosas bonitas y por eso me gusta tener vestidos o falditas a los que echar mano cuando me apetece. Me encanta este mono. Su color, su estampado diminuto, que estiliza la figura, me encanta que sea tan cortito porque para algo bonito que tengo que son mis piernas me apetece enseñarlas y esa lazada en la espalda es… magia.

No te conozco pero te ODIO
No sé quién es la blogger, no sé de quién es la falda y no sé cómo conseguirla, pero me parece TAN bonita que no podía hacer otra cosa que añadirla a la lista. Llevo varias semanas buscando la minifalda de cuero ideal, pero ninguna me convence: o son demasiado cortas, o demasiado largas, con formas muy poco favorecedoras para mi cuerpo, con demasiado vuelo o con tela que se ve a leguas que es MALA, pero MALA nivel plastiquiqui. Seguramente si tuviera la oportunidad de comprarme esta falda no lo haría porque básicamente no me la podría permitir. Pero esto va de deseos.
Colgante en oro amarillo, de Aristocrazy
Hola, qué tal. ES UNA CALAVERA CON UNA CORONITA CHIQUITINA. Por favor. Aristocrazy se supera cada día a sí mismo. Esto seguramente va a caer de verdad y va a ser un regalo de mí para mí. También está la versión del colgante en forma de pescaíto muerto que, para qué mentir, me parece ideal, pero es que esta calavera, con esa cara, con esos ojos.. me dice mucho.
Abrigo con solapa, de Pull & Bear
No me suele gustar demasiado la ropa de Pull & Bear, Bershka, Stradivarius y toda la fauna de Inditex porque no me gusta la sensación de que comparto fondo de armario con quinceañeras. Dejando a un lado que la ropa, por norma general, me parece que es demasiado poco arriesgada, demasiado fiel a “lo que se lleva”, sin salir de unos parámetros muy ajustados. Pero de vez en cuando te encuentras pequeñas joyitas como este abrigo de abuelo/vagabundo que me tiene enamorada. Me gusta ese punto masculino y sobretodo lo confortable que parece.
Vestido esmoquin, de River Island
A finales de febrero van a bautizar a mi sobrino y como ya gano algo de dinero y soy una mujer hecha y derecha tengo que buscarme y pagarme mi propio vestido. Cuando era adolescente le decía a mis hermanas que en la boda de alguna de ellas iría con traje, porque me parecen tan chic, tan Yves Saint Laurent… pero las bodas de una y otra pasaron y nunca cumplí lo dicho, así que tengo esa espina clavada en la conciencia. Por eso cuando vi en Asos este vestido-chaleco con raya diplomática y botones dobles se me iluminaron los ojos. Todavía no sé si será elegido para la ocasión pero definitivamente tenía que estar en mi lista de deseos.
Wellton Dress, de Kling
Ya sé que cada mes no puedo evitar poner algo de esta marca, pero es que es una de mis favoritas fuera del universo Inditex. Me gusta porque tiene un estilo muy personal, muy retro e incluso algo cursi a veces, pero es fiel a sí misma. Miras un bolso de Kling o un jersey o unos zapatos y sabes perfectamente que estás viendo algo de Kling. Este vestido es camisero. En cuanto se pusieron de moda me fliparon y sabía que tarde o temprano me haría con uno, pero la mayoría que he visto (de Inditex) me parecían un poco sosos o demasiado caros. Este me parece muy chulo, me encanta el estampado y la forma en la que se puede ajustar a la cintura. Os tengo que confesar que aproveché el Black Friday para comprarlo por 35 euros y que ya está en camino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s