Las 8 cosas que me he encontrado buscando piso en Barcelona

A veces pienso

Buscar piso en Barcelona es, casi con toda seguridad, lo peor que le puede pasar a una persona. Y más cuando las agujas del reloj corren en tu contra. En Febrero de 2017 me voy del piso en el que he vivido más de 3 años, de modo que en Noviembre empecé a buscar nueva vivienda para irme a vivir con un amigo.

Presupuesto: 800 euros (400 por persona)

Requisitos indispensables: 2 habitaciones más o menos dignas, a poder ser por la zona “este” de la ciudad (Sants, Les Corts, Eixample, Poblesec, etc).

En este casi mes y medio transcurrido, esto es lo que me he encontrado:

  • Timos de airbnb, a montones. El modus operandi es el siguiente: Envías un email pidiendo más información, al cabo de unos minutos recibes un SMS de un número de teléfono muy raro pidiéndote que envíes un email a un correo electrónico de Outlook.

Screenshot_2016-12-13-15-39-11.png

Como veis en la imagen, usan el mismo número para anuncios diferentes. Cuanto menos sopechoso. Al contactar por primera vez hice lo que me pedían y recibí los siguientes mails:

screenshot_2016-11-27-17-13-42

Tras lo cual obviamente respondí que antes de confirmar que quería alquilarlo, necesitaba pasar a verlo. Ante lo cual, respondieron lo siguiente:

screenshot_2016-11-27-17-22-40screenshot_2016-11-27-17-22-56

CÓMO TE QUEDAS MORENA.

Obviamente, si alguien os viene con un cuento así, ni contestéis.

  • INFORMACIÓN ADICIONAL: Cómo saber si te están timando con un piso de airbnb en 3 pasos:
    • Si el dueño es un particular. Aunque muchas veces es algo positivo porque te ahorras la agencia, el trato a veces es demasiado informal -no olvidemos que alquilar un piso es algo serio- y siempre está el riesgo de que te estén tomando el pelo.
    • Si piso y precio están bien. Ya no te digo que barato, sino razonable. Ahí la trampa es evidente: ¡En Barcelona no hay pisos bonitos a precios razonables!
    • Si en las fotos de las habitaciones hay toallas dobladas encima de las camas. No falla
  • Pisos que en las fotos parecen muy luminosos pero que cuando vas a visitar no tienen ni una jodida ventana que de a la calle. Eso sí, unas luces en el techo de ocho millones de watios, por lo menos.
  • Pisos sin cédula de habitabilidad.
  • Sótanos.
  • Entresuelos interiores cuyo cuarto de baño tienes que compartir con la señora de la peluquería que tienes que atravesar para acceder al piso. Esto es real. Debería haber preguntado si los cortes de pelo me salían gratis.
  • Sextos sin ascensor. Sin muebles.
  • Pisos sin un solo mueble en el que te exigen dos meses de fianza, contrato laboral, seis últimas nóminas, y a tu primogénito.

Total, que me rindo. Paso de buscar piso. Me he puesto a buscar habitación. Espero no tener que hacer una segunda entrega de este post.

¡Gracias por leer!

tumblr_m7r4wppwlu1qzg15po1_500

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s