Terror significa esperar

A veces pienso

Y yo lo estaba esperando. Desde hace tiempo.

Concretamente, lo estaba esperando desde Noviembre de 2015, cuando unos animales se llevaron la vida de 137 personas en París.

Empecé a ir en bici a trabajar todos los días, porque me daba miedo ir en metro. Con los meses ese miedo se acalló, dejando paso a la inquietud.

Inquietud cuando el metro va lleno de gente. Inquietud cuando fui a una clase multitudinaria de yoga. Inquietud en conciertos, en fiestas. Inquietud al pasear por el centro atestado de gente. Esa sensación amarga en la boca, la tensión al sentir que no deberías estar ahí, que te empuja a huir y salvarte.

Nos hemos resignado a esperar, cruzando los dedos para que en el momento en que suceda no nos pille cerca a nosotros, ni a nadie que nos importe. Pero por mucho que lo esperemos, nada puede prepararnos para el momento en el que ocurre de verdad.

Y te preguntas qué pasará ahora, si lo peor ha pasado o si debemos seguir esperando.

Fuerza, Barcelona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s