La importancia de ser idiota

Lo que a la gente le gusta llamar amor

Puntualicemos qué es ser idiota para mí.

Un idiota es una persona pura, ilusa, crédula, exasperadamente inocente y con un afán insólito (hay quien diría que antinatural) de mostrar toda su vulnerabilidad, sin reservas ni matices ni pedir perdón por ello.

Un idiota se muestra al mundo tal y como es, porque no hay ni una sola pequeña parte de sí mismo que piense que deba ocultarse.

Un idiota es valiente, pero a la vez temeroso. Sus miedos son lo que le hacen fuerte, precisamente porque al final siempre consigue vencerlos.

Un idiota tropieza dos, tres, cuatro y hasta mil veces con la misma piedra, porque tiene fe en que algún día la piedra sea gentil, y no duela.

Un idiota es un ser herido, traicionado. Pero eso nunca le impedirá seguir queriendo confiar en la gente.

Un idiota se ilusiona con tonterías que a nadie más le importan, mira la vida con el asombro y la gratitud de quien cree no merecerla.

Y ahora viene lo más importante.

Un idiota ama. Aunque su corazón esté machacado, amará con cada fragmento sucio y astillado que le quede de él.

Ojalá más idiotas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s